Solo Entérate

es un portal de noticias de Colombia

Crean una silla de rueda que se dirige con el pensamiento

Photo of wheelchair

La silla de ruedas que han desarrollado investigadores de la Universidad de Texas en Austin podría ayudar a estas personas, haciendo que su cerebro, aunque no pueda “hablar” con sus piernas, lo haga con la propia silla, dirigiéndola a donde quieran.

“Las sillas de ruedas controladas por la mente son una interesante solución de movilidad asistida aplicable en caso de parálisis completa”, dicen los investigadores en su estudio, que ha sido publicado en iScience. “Demostramos que tres usuarios tetrapléjicos con lesión medular podían ser entrenados para manejar una silla de ruedas no invasiva y controlada por el pensamiento y ejecutar tareas de navegación complejas”, explican.

“Funciona de forma muy parecida a montar a caballo”, afirma José del R. Millán, que dirigió el proyecto. “El jinete puede decirle al caballo que gire a la izquierda o que entre en una puerta. Pero el caballo tendrá que averiguar en última instancia la forma óptima de ejecutar esas órdenes”.

Las sillas, por tanto, se podrían usar sin necesidad de ningún procedimiento invasivo, solo sería necesario llevar puesta la gorra con electrodos y estudiarse el manual de entrenamiento. Los electrodos están diseñados para que se puedan usar a largo plazo sin tener que cambiarlos. Las sillas se han probado en entornos naturales, también desordenados, por lo que llevarlas a situaciones del mundo real no debería ser muy complicado.

Según el Dr. Anthony Ritaccio, profesor de neurología en la Clínica Mayo de Jacksonville, Florida, los esfuerzos para desarrollar una silla de ruedas controlada por la mente llevan activos desde hace 15 años.

Hasta el momento, las personas han tenido que someterse a una cirugía cerebral para tratar de controlar una silla de ruedas con sus mentes, utilizando cables eléctricos implantados en las regiones motoras de sus cerebros.

“Este es el primer estudio que tiene un éxito bastante bueno sin tener que entrar en el cerebro”, dice Abbey Sawyer, investigadora postdoctoral en el Centro de Investigación de Habilidades de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai en Nueva York.

El estudio también pone de manifiesto que tanto la computadora que interpreta las señales cerebrales como las señales que emite la persona pueden adaptarse y funcionar mejor en conjunto con el paso del tiempo. “Si se capacita a las personas durante un tiempo suficiente, pueden alcanzar un cierto nivel de control de un dispositivo avanzado, como estas sillas de ruedas controladas por el cerebro”, señala Millán.