Solo Entérate

es un portal de noticias de Colombia

Abogado de Aida Merlano denuncia fuerte golpiza a la exsenadora en la cárcel El Buen Pastor

En las últimas horas ha salido a la luz una noticia que ha causado conmoción en Colombia. Miguel Ángel del Río, abogado defensor de Aida Merlano, publicó un mensaje en su cuenta de Twitter en el que informó a la opinión pública que la exsenadora recluida en la cárcel El Buen Pastor de Bogotá recibió una fuerte golpiza.

Según el parte médico que fue anexado por el abogado en su publicación, Merlano fue agredida por un servidor público luego de que éste le encontrara un celular de alta gama en su celda y se lo decomisara. La agresión, que habría ocurrido el pasado viernes 24 de marzo, fue tal que la uniformada que intervino tuvo que interponer una denuncia penal contra Merlano.

Por su parte, la directora encargada del penal informó en una comunicación que no fue notificada de la agresión y solicitó que se le informara sobre los motivos por los cuales se omitió la información y no se reportó de manera inmediata a la dirección lo realmente acontecido por agresiones entre el servidor público y la PPL en referencia.

Cabe recordar que Aida Merlano fue deportada desde Venezuela el pasado 10 de marzo y de inmediato fue recluida en la cárcel de mujeres “El Buen Pastor”, en la que se encontraba cumpliendo una condena de 15 años de prisión por la compra de votos en las elecciones de 2018.

La exsenadora también ha estado en el ojo del huracán recientemente por su testimonio y entrega de pruebas a la Fiscalía General de la Nación, en las cuales presuntamente detalla la supuesta participación de Arturo Char y Julio Gerlein en su fuga. Además, Merlano aseguró que fue amenazada antes de declarar en la Corte Suprema.

La noticia de la golpiza a Aida Merlano ha generado un gran revuelo en Colombia, en medio de las acusaciones y controversias que rodean su caso. Las autoridades y organismos competentes deberán investigar lo sucedido y tomar las medidas correspondientes para garantizar la seguridad de los reclusos y el respeto de sus derechos humanos.